Saltar al contenido

Consejos para lavar las cortinas en la lavadora

Consejos para lavar las cortinas en la lavadora

Para lavar las cortinas en la lavadora sin problemas sólo tienes que prestar atención a unas determinadas pautas y todo irá como la seda. ¿Qué tendremos que tener en cuenta? Aquí unos prácticos consejos para lavar las cortinas en la lavadora:

Composición

lavar las cortinas en la lavadoraAntes de meter las cortinas en la lavadora, tendrás que fijarte en las instrucciones de lavado en la etiqueta para ver la composición de sus tejidos. (En caso de que te las hayan confeccionado, preguntar en el establecimiento donde las hayas adquirido).

Lo habitual es que las cortinas de algodón, nylon o poliéster se laven a máquina sin problemas.

Si el fabricante no recomienda meterlas en la lavadora, lo mejor es que utilices la bañera para su limpieza a mano con un jabón suave en agua tibia. Si esta opción te resulta imposible, tendrás que llevar las cortinas a la tintorería para llevar a cabo una limpieza en seco.

Tamaño y peso

Ten cuidado con el tamaño de las cortinas ya que si tienen más de 2 metros de alto y ancho, sólo podrás meterlas en la lavadora si ésta es de gran capacidad (entre 8 y 10 kg). De lo contrario, puedes correr el riesgo de estropear el electrodoméstico por exceso de carga.

Ahora que ya sabes si tus cortinas son aptas o no para su limpieza a máquina, ha llegado el momento de descolgarlas. ¡Sigamos con los consejos para lavar las cortinas en la lavadora!

Pasos para lavar las cortinas en la lavadora:

  1. Descuelga las cortinas. Quita todos los ganchos, anillas o cualquier otro elemento de sujeción que no pueden introducirse en la lavadora.
  2. Programa para ropa delicada. Selecciona un programa de la lavadora que no sea demasiado agresivo para no estropear tus cortinas.
  3. Detergente. Cuando laves las cortinas en la lavadora no es conveniente pasarse con la cantidad del detergente y debes elegir uno suave. Si ves que las cortinas están demasiado sucias puedes dejarlas en agua antes del lavado a máquina o bien realizar un prelavado.
  4. Temperatura del agua. Usa agua templada o fría, nunca agua caliente, ya que podría encoger tus cortinas y estropearlas.
  5. Centrifugado. No centrifugues las cortinas, así evitarás las arrugas.
  6. Una vez haya terminado el lavado, cuélgalas directamente y te ahorrarás el tener que plancharlas.