Saltar al contenido

Color de cortinas para paredes beige

Color de cortinas para paredes beige

El color beige en paredes y en decoración en general es todo un clásico. Sigue siendo una

decisión acertada para muchos cuando no se tiene una total seguridad con el color.

Si bien puede parecer un color comodín por su facilidad para combinar con todo tipo de

muebles y maderas, puede lucir a las mil maravillas si se combina bien, creando una estancia acogedora y cálida, lejos de caer en la monotonía.

¿Y qué color le sienta bien al beige? Aunque posee una amplia gama de colores para combinar, a continuación te mostramos qué color de cortinas para paredes beige son los más idóneos. Especialmente los tonos tierra, arena o la gama de marrones.

Marrón para cortinas de peredes beige

Seguramente sea el color que mejor combina con el beige. Unas cortinas en tonos marrones

sobre paredes beige aportarán calidez, elegancia y sofisticación a la estancia, sea un dormitorio o el salón.

Blanco para cortinas de peredes beige

El blanco es otro de los colores que mejor combinan con el beige en decoración. Si eliges unas cortinas blancas para paredes beiges o cortinas en tonos arena lograrás un ambiente cálido y acogedor, a la vez que muy luminoso.

Naranja para cortinas de peredes beige

Color de cortinas para paredes beige

El naranja es un color que en decoración proporciona una sensación de calidez y energía y combina a la perfección con el beige ya que, en algunas de su gama cromática tiene matices arenosos o marrones.

Si te decantas por el color naranja para tus cortinas, conseguirás ese toque vibrante y luminoso que contraste con la serenidad del beige en las paredes, aunque ten en cuenta que es un color un poco arriesgado y puede que llegue a cansar pronto. Por eso procura que el resto de elementos decorativos sean de colores suaves y en tonalidades neutras o naturales.

Azul para cortinas de peredes beige

¡Juega con estos dos colores, se complementan a la perfección! El azul pertenece a la gama de colores fríos y por ello encaja tan bien con el beige, color cálido por excelencia.

En cambio, el azul es un color que absorbe bastante la luz, restando luminosidad al ambiente, por lo que es importante la gama de azules que elijamos para nuestras cortinas, así como el tejido, que no sea muy tupido para que filtre la luz natural.

Para terminar, recuerda que se escogen las tonalidades más vibrantes y luminosas para espacios donde se desee crear un ambiente dinámico, en cambio los tonos tierra y apagados para espacios serenos y un poco más elegantes.